lunes, 4 de junio de 2007

By Juan Pablo-..-. Thanks.

No hablaré hoy de la libertad de expresión únicamente. Estoy escuchando al alcalde de un municipio escupir sus estupideces ante la idea de “defender” la revolución. Viva la revolución! ¿Viva la revolución? Yo me siento asqueado, ofendido, con el vómito en la garganta al contemplar cuando un animal del pueblo borrego me dice que “El gobierno no está cerrando a RCTV, simplemente no le están renovando la concesión”. Esa frase no puede ser dicha una sola vez. Un chavista borrego no la puede decir una sola vez sino en dupla por lo mínimo, porque solo al repetírsela comienzan a creérsela. Entiéndase mi pensamiento: El Estado se reserva el espacio radioeléctrico, y puede concedérselo a quien lo desee, y tiene el poder –inclusive legal- para revocar la concesión, pero hacerlo es inmoral.
Inmoral porque no somos máquinas, y las decisiones no se toman solamente lanzando una moneda.
No se trata solamente de un Si o un No
Hay mucho más involucrado en una decisión de gobierno, que solo dos opciones.
Existiendo la posibilidad de darle concesión a un medio de oposición, se le niega por capricho.
Se le niega y luego berrean los becerros.
Es como tener a una emergencia frente a un hospital y no atenderlo porque no hay cama. Hay razones para no atenderlo. Hay políticas que respetar, pero es inmoral porque la función y pasión de los doctores es salvar vidas.
Y la razón y pasión de existencia de un gobierno no es aniquilar a lo que se le oponga.
Ya escucho a los seguidores sin mente decirme “Es que la oposición no deja que la revolución avance”. ¿No es ese el argumento desde el año 98? ¿No es ese el argumento desde que tenemos revolución?
Yo creo que la asamblea es roja –rojita, como el eslogan- y es innegable que el poder electoral también es colorada, y sería insensato decir lo opuesto de la suprema corte, y cuando cambio de canales veo muchos que apoyan a la revolución –mientras que el tigrito se convierte en avestruz y mete la cabeza en el hueco- y los empresarios tienen el camino recortado y en este país se hace lo que dice el presi.
¿No es ese un argumento? Aquí se hace lo que dice el presi? Yo creo que si…
Mi teléfono residencial –de tono carmín- y mi firma que me cuesta la sangre.
Y vuelve el chavista sin cerebro y rebuzna… Pensar es gratis!, nadie te cobra!. Pero no abras la boca para repetirte las cosas hasta que te convenzas.
La gente cree que ha ganado algo de este gobierno. Esto me recuerda a la idea cristiana que tiene mi abuela de que en el purgatorio va la virgen y lleva la túnica mojada y con las gotas que le caen de la ropa apacigua la sed de los que sufren. Este gobierno hace lo mismo: da limosnas –terribles limosnas- y hay que aplaudirle. Aumenta el sueldo y hay que aplaudirle. Da becas para que los profesores le hablen a los alumnos de la revolución y nadie escucha, porque la gota de agua que cae en el bolsillo es suficiente para apaciguar la sed. Y tremenda cola que hay que aguantarse en el banco para retirar la gota de agua que calla los gritos…
No hay leche, no hay carne, solo insultos… ¿o es que acaso nadie se siente ofendido cuando hay que hacer una cola de 12 horas para comprar un kilo de leche en polvo enriquecida en grasa y cuatro muslos de pollo? ¿O es que mis gritos de consignas a favor del gobierno valen un cuarto de sueldo mínimo? Dignidad es lo que no tienen los que rebuznan. Pero cuando nadie se detiene a pensar, no hay nada que pensar.
Por eso el vómito. Porque es nauseabundo todo. Es nauseabundo que, para que mi firma no me cueste la sangre, tenga que inscribirme yo en el partido socialista de la virgen que me dará gotas de agua de su ropa, que por cierto quién puede saber donde han estado esas ropas antes, y quién puede saber si es la virgen y quién puede saber si es agua. Pero ahora se vislumbra que la virgen se pondrá audífonos o que nos quitarán las cuerdas vocales en este purgatorio.
Ea pues señora, abogada nuestra, muéstranos tus ojos misericordiosos y después de este destierro muéstranos tus becas, tus proyectos comunitarios, tus trenes, tus dones, tu luz.
Ya escucho a los otros rebuznar. En el purgatorio todos rebuznan, aquí todos rebuznan.

Y lo peor es que cuando alguien disiente, lo miran como si estuviera condenado. Para ellos tiene sentido que al no gustarme el gobierno pierdo mi derecho a trabajar por mi país, a comer, a vivir, a vestirme, a vivir, a leer, a instruirme, a vivir, a crecer, a tener familia, a vivir y a surgir. Para ellos tiene sentido que yo también pague por la pobreza, aunque yo sea pobre, que yo también pague por el analfabetismo, aunque haya estudiado toda mi vida, que yo también pague por los cuarenta años, aunque apenas era mayor de edad cuando esto se convirtió en el purgatorio.
Y me dicen oligarca. Ese es el rebuzno que rompe los timpanos. No se han dado cuenta que todo el que este en el gobierno es millonario y que no comparten sus riquezas sino sus limosnas?
En Venezuela los borregos berrean, perrean y rebuznan.

El gobierno no está cerrando a RCTV, simplemente no le están renovando la concesión.
El gobierno no está cerrando a RCTV, simplemente no le están renovando la concesión

Juan Pablo

No importa si me lo repito varias veces, no me convenzo. Pensar es gratis, pero no pensar me cuesta.
Pueblo, revuélcate en tu ignorancia como un cochino en su chiquero.

0 comentarios: